MAESTRA DE EDUCACIÓN INFANTIL

Desde niña he sabido que mi vocación era la educación y, poder trabajar en la etapa infantil resulta un reto y una satisfacción enorme.

Durante esta fase se crea la base de la personalidad de cada niño, y lo que más me apasiona es poder trabajar de guía en este proceso. Ayudarles a tener confianza en ellos mismos, a relacionarse de manera sana y respetuosa con los demás y a que crezcan como seres humanos seguros y decididos.

He trabajado en el extranjero aprendiendo diferentes metodologías de aprendizaje, pero considero que una perfecta filosofía de enseñanza es aquella que combina diferentes ideas de diferentes modelos educativos.