PEDAGOGA Y MAESTRA DE EDUCACIÓN INFANTIL.

Para mí este trabajo es vocacional, de hecho, creo que me resultaría imposible hacerlo si no adorase a estas “pequeñas grandes personas”. Por ello, tengo muy claros mis objetivos. Deseo crear un entorno de tranquilidad, confianza y cariño en el que los niños puedan jugar, crecer y desarrollarse con absoluta libertad. En el que se respete su ritmo y sus necesidades, aportándoles la máxima estimulación y motivación para lograr que cada uno/a saque lo mejor de sí mismo/a.